¡que sigan trabajando!

@meltemsarky

Alicia Sobre Alicia

Publicado: 2018-01-16

Cuando amanece me gusta arrastrar los pies

sentir que empieza la mañana,

y estoy en el mismo maravilloso territorio

basado entre el pasado y las irreales promesas del futuro.

Escalofriante, abrumador pero ya es costumbre,

y evoco al silencio para poder escuchar a Alicia…

¡Tenemos muchas ganas de cagarla!

Pero ya no puedes culpar a papá de tus traumas de la infancia,

y mamá ya no nos reta.

¡Tenemos muchas ganas de contar estrellas,

saltar al vacío, de correr, de cantar y de besar!

Pero ya estamos grandes y somos precavidas y nos abrigamos cuando hace frío;

y entonces en la práctica la cago muchas menos veces de las que me gustaría.

Justamente hoy vimos un hombre que usaba tu perfume,

ese fino hilo de aroma que se anuda a mi cintura y me arrastra hacia el abismo.

Pero ya estoy grande y reconozco las señales

y yo estoy bajo mi control.

Y lo seguí 5 cuadras sin hablarle,

sin pedirle que me ame,

sin rogarle que me abrace,

sin desplomarme sobre él en forma de avalancha.

¡Estamos tan grandes! Que desprecié la fantasía

habiéndome desviado sólo 3 o 4 o 10 cuadras de casa.

No creo necesitar más medicación,

ese no es el punto.

Arrastro los pies, ése es el punto;

y puedo seguir arrastrando los pies aunque el mar este lleno de peces.

Y pensamos que tus peces son sirenas,

sutiles diosas súper ordenaditas que te cantan canciones.

Ellas no se diluyen,

yo soy una minivan de mugre.

Ellas andan perfumadas,

yo me desmorono de noche.

Ellas te llaman por tu nombre preferido,

yo estoy rota, uso cuerpo manchado;

Pero eso no es lo único que pensamos,

mi mar sigue estando lleno de hombres que usan tu perfume

y se dejan seguir.

Pero mientras ninguno de ellos se de vuelta

y me vea, nada de esto me llega a cambiar;

y seguiré arrastrando los pies por el piso,

y seguiré escribiendo cosas para ti,

o quizás tengas suerte.

Pero si pescas antes que yo

con gusto acariciaré la derrota.

Y entonces cuando llegue ese día

voy a pasar buscarte,

como un soldado suicida que se adelanta a la primera línea

no sabe por qué, tal vez para crear otra todavía mas suicida.

Seguiré ebria y drogada hasta los huesos

tanto que creo escuchar tus estúpidos susurros.

Y cuando cierre los ojos, cuando por fin me veas cerrar los ojos,

cuando mi respiración ya no rebalse tus oídos,

sabrás que al fin eres libre…

¡Alicia, basta!

No está bien eso,

esto está mal.

Pero ¿acaso es poco lo que te pido?

Creo que lo que quiero decir con todo esto es que

ya no pretendo enamorarte,

no necesito que me quieras,

mientras me creas que yo te quiero

y me dejes seguir queriéndote.


Escrito por

AliciaDulceAlicia

Hola, me llamo Alicia; sí, como la del cuento.


Publicado en