desde este momento, no más hermanitos

Los amores de Alicia. Cap 2.

Santi

Yo le abrí mis piernas y mi corazón

-Alicia

Publicado: 2015-07-09


Tenía 16 años cuando visité la sala de ensayo donde lo conocí. Fue el primero al que vi, a pesar de no ser el más guapo de ese grupo, y pronto descubrí que verlo subido en un escenario me hacía estremecer, me mojaba de solo verlo; no pude evitarlo. Su "fama y popularidad" me aturdieron.

La relación no fue larga, de apenas unos meses, él me veía como a una hija a quien tenía que cuidar y yo, por aquellos tiempos, era un desbande. Tenía todo a revolución, girando entre la música y el alcohol (a esa edad parece la combinación perfecta), me encantaba salir con él, porque sabía que podía hacer incontables berrinches y siempre estaría ahí sujetándome el cabello por si vomitaba o llevándome a casa repitiéndome al oído:

"Estoy completo, sé que tu eres mi otra mitad."

Vivimos juntos un par de meses y pasábamos los días desnudos andando por toda la casa, nos poseíamos arrebatadamente cada 4 horas, siempre con la misma intensidad y aprendiendo cada vez a hacerlo mejor. Él me enseñaba cómo... mis clases podían durar varios minutos, por que nos dábamos el tiempo de poder. Empezaba por quitarle la correa, mirándole a los ojos y lamiendo mis labios, luego lo cogía y empezaba a hacerle el amor con mi boca despacio y luego muy rápido, lamiendo todo con pasión de arriba a abajo, de abajo a arriba, sin parar... sin dejar de sentir placer... sin dejarlo respirar. La mejor parte venía cuando podía saborearlo, él era mío.

Llegamos a tener noches mágicas, que pasaban cuando jugábamos a la inocente niña y al tío pervertido que quería guardar su plumón en mi cartuchera; terminábamos extasiados de placer, sin poder movernos. Al día siguiente tenía que usar polos manga larga para que nadie notara los moretones que tenía en las extremidades porque solía estar atada a la cama hasta que mis labios dejasen de latir sin parar.

Yo le abrí mis piernas y mi corazón. Con lágrimas en los ojos lograba contarle algo tan mío, luego nos abrazábamos y dormíamos, olvidando a la mañana lo dicho en aquella noche.

Lo quería. Tal vez por eso lo dejé; o él me dejó a mí, porque bese a su mejor amigo en casa una noche saliendo de un concierto. Nunca me perdonó, yo estaba muy ebria. Él me dijo al oído:

"Creí haberte encontrado, pero no eras tú."

Terminó odiándome y escribiéndome canciones con versos lastimeros, el odio que sentía no podría ser otra cosa que amor frustrado. Nunca se lo dije pero me dolió mucho el perderle...

*Nombre cambiado para proteger al verdadero inocente.


Escrito por

AliciaDulceAlicia

Hola, me llamo Alicia; sí, como la del cuento.


Publicado en